ACB – cuartos – jornada 2

Gran Canaria

Gran Canaria
Real Madrid

Real Madrid

El campeón de la Euroliga tumbó al campeón de la Eurocup. El Madrid batió por segunda vez al Gran Canaria en los cuartos de la ACB, esta vez con sudores hasta el final, y alcanzó las semifinales de la Liga a la primera ocasión. Son 12 victorias seguidas para los blancos, que se medirán al Joventut, verdugo del Baskonia, en la penúltima etapa hacia el título.

Un concurso de triples abrió el duelo. Para los canarios era su principal recurso para perforar una defensa blanca apretada y de mucha presión. Para el conjunto de Chus Mateo se convirtió también en una gran baza que sumar al poderío que por dentro marcaban Yabusele, superior en el cuerpeo ante Shurna, y Tavares. El Granca firmó desde el perímetro 12 de sus primeros 16 puntos gracias a la muñeca de Brussino, Benite y Balcerowski. El Madrid, 12 de 19 con tres bingos de Musa y otro de Hanga. El encuentro se movía a mucho ritmo. Lakovic no paraba de agitar el banquillo para conservar ese nivel de pulsaciones (18-21).

Rudy se unió al martilleo desde del triple, como Slaughter en los amarillos. Todo al tres. El Madrid ya le había entregado el volante al iluminado Sergio Rodríguez, aunque el respiro de Tavares nubló a los visitantes en ataque (28-24). Apareció entonces Llull para lucir piernas de velocista y Hezonja dejó gotas de su talento como tres disfrazado de cuatro. El Gran Canaria aguantó el pulso porque Slaughter no dejó de penetrar y Balcerowski se multiplicó en los dos tableros. El polaco taponó a Llull, contuvo con sus 2,17m a Tavares bajo su aro y aún le quedaron fuerzas para atacar la canasta rival: 37-39 en el intermedio.

El choque se reanudó con un parcial de 0-7. El Madrid apretó el acelerador y el Granca sudó para aguantar el ritmo, víctima de las pérdidas y sin encontrar una rendija para armar el brazo. De un tiempo muerto surgieron los locales reanimados por los tiros de Shurna y Slaughter (43-48), y por la brega de Inglis y Diop ante Yabusele y Tavares. La fiebre amarilla devolvió el empate a un duelo muy vivo (52-52), siempre agitado por el artillero Musa. Un robo y triple sobre la bocina del Chacho firmaron un arreón blanco muy jugoso (56-67).

Territorio Sergio Rodríguez. El base tenía el partido en el cerebro. Dos triples del Chacho y su maestría para manejar el reloj pegaron un nuevo estirón (61-77). La historia parecía escrita cuando el equipo local atacó el corazón del enemigo, la zona donde habita Tavares, y con los puntos en la pintura y una fe enorme en el rebote escribió un 15-0. El encuentro volvía al inicio (79-79). Surgió, quién si no, Llull, el héroe de la Euroliga, para la última estocada.

GRAN CANARIA, 81; R. MADRID, 89

Gran Canaria: Albicy (0), Benite (7), Brussino (6), Shurna (5), Balcerowski (12) —cinco inicial—; Inglis (8), Slaughter (17), Salvó (10), Diop (8), Nikolic (8).

Real Madrid: Williams-Goss (10), Hanga (4), Musa (22), Yabusele (4), Tavares (12) —cinco inicial—; Llull (14), Rudy (3), Sergio Rodríguez (13), Ndiaye (0), Hezonja (7), Causeur (0), Randolph (0).

Parciales: 18-21, 19-18, 19-28 y 25-22.

Árbitros: Peruga, Cortés y Oyón. Sin eliminados.
Gran Canaria Arena: unos 8.000 espectadores.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.





Noticia Confirmada

Leer mas aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.