En 1922, Howard Carter y su equipo de arqueólogos fueron los primeros en entrar en la tumba egipcia más famosa jamás descubierta: la tumba de Tutankamón. Al igual que muchas tumbas de la época, la tumba estaba en expansión, con miles de tesoros, incluidos lechos dorados, estatuas doradas en miniatura y amuletos intrincados destinados a proteger a los muertos en su lugar de descanso final.

El arqueologo que desenterro la tumba de Tutankamon robo artefactos ITB BARQUISIMETO 17/06/2024

Sin embargo, entre el momento en que Carter entró en la tumba y los funcionarios egipcios abrieron la tumba, circularon rumores de que el arqueólogo se había llevado algo más que la fama del descubrimiento. Muchos creían que robó múltiples tesoros de la tumba mientras estaba dentro. Era difícil encontrar pruebas sólidas, por lo que siguieron siendo solo rumores desde 1922.

Ahora, nueva evidencia sugiere que un amuleto que Carter le dio al traductor de jeroglíficos Sir Alan Gardiner probablemente fue robado de la tumba a pesar de que Carter afirmaba lo contrario. Cartas inéditas, detalladas en un nuevo libro, sugieren que Gardiner hizo que el experto en museos Rex Engelbach lo evaluara y se sorprendió al descubrir que el amuleto era casi seguro robado.

“El amuleto whm que me mostraste sin duda ha sido robado de la tumba de Tutankamón, lamento profundamente haber sido colocado en una posición tan incómoda, naturalmente, no le dije a Engelbach que obtuve el amuleto de ti”

Gardiner 

Se cree que el amuleto whm es una ofrenda a los muertos, enterrado junto al faraón, ya que creían que los muertos podían sustentarse con riquezas, además de actuar como ofrendas a los dioses. Se le dio a Gardiner como regalo de Carter, quien le aseguró que no provenía de la tumba.

Howard Carter era un hombre que luchó por hacer amistades a pesar de su monumental hallazgo. El gobierno británico nunca lo elogió por su trabajo y tuvo importantes disputas con las autoridades egipcias luego de la excavación de la tumba del rey Tutankamón. Vivió el resto de su vida como coleccionista y comerciante de museos, antes de morir en 1939.

Después de la muerte de Carter, se encontraron 18 artículos en su colección que fueron sacados de la tumba. Por temor a dañar las relaciones entre Inglaterra y Egipto, los artículos se vendieron discretamente al Museo Metropolitano de Arte y al Museo Egipcio de El Cairo; todos los artículos ya han sido devueltos a Egipto.
Las cartas se publicarán en un próximo libro llamado Tutankhamon and the Tomb that Changed the World, de Oxford University Press.



Noticia Confirmada

Leer más aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.