Trabajo de: www.runrun.es

Durante más de un año, 37 profesionales de medios de 11 países investigaron la Amazonía de Brasil, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador y Bolivia. Identificaron la extensa presencia de grupos armados criminales que están causando daños irreversibles al medio ambiente.

Poderosos grupos criminales llegaron a la Amazonía a controlar lucrativas rutas de tráfico de drogas y se quedaron a traficar también con oro. El equipo de investigación encontró presencia de grupos criminales en el 70%  de los municipios de las fronteras de los seis principales países de la Amazonía.

Luego de más de un año de trabajo de campo en las zonas más remotas de la región, análisis de datos y uso de herramientas de inteligencia artificial, 37 periodistas de 11 países construyeron un mapa que registra la presencia de grupos armados, organizaciones criminales y economías ilícitas en las zonas de frontera de la Amazonía en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Se trata de Amazon Underworld, un proyecto transfronterizo que ofrece una visión global del ecosistema criminal en la Amazonía. Un equipo de periodistas de investigación entró en esta zona selvática y logró mapear una compleja red de grupos criminales que actúan sin control, y en ocasiones en colusión, con actores estatales, que está contribuyendo a la destrucción del área con más biodiversidad del planeta.

“Luego de meses de investigación en algunas de las zonas más remotas de la Amazonia, y de hablar con cientos de personas, incluyendo traficantes de droga, pandilleros y fuerzas de seguridad, la conclusión es clara: la falta de presencia estatal y el control que ejerce el crimen está teniendo un efecto devastador sobre las comunidades locales y el medio ambiente — todo alimentado por las multimillonarias industrias del tráfico de drogas, oro y armas”, dijo Bram Ebus, periodista principal y coordinador de la investigación de Amazon Underworld.

“Gobernar una zona tan vasta como la Amazonía es un desafío monumental, pero si las redes criminales logran gestionar un nivel de diplomacia criminal y colaboración tan sofisticado, los gobiernos también deberían poder hacerlo en sus esfuerzos de proteger la Amazonía. Los líderes de los países de la Amazonía deben mejorar la cooperación; de lo contrario la Amazonía se perderá ante el crimen y la destrucción ambiental. La Cumbre de la Amazonía en Brasil presenta una oportunidad única para discutir estrategias sostenibles de largo plazo para abordar la seguridad en la selva más grande del mundo.”

El oro incentiva el crimen y la corrupción en la frontera Brasil-Colombia

La base de datos, una introducción al contexto del submundo de la Amazonía y un artículo sobre la expansión de grupos ilegales que controlan la minería ilícita en el estado brasilero en Amazonas, causando terribles daños ambientales son las primeras entregas de una serie de artículos que serán publicados en el transcurso de agosto.

Esta primera pieza relata cómo es la vida en las dragas –embarcaciones utilizadas para la actividad minera en ríos– que están esparcidas a los largo de un afluente que comparten Brasil y Colombia.

“La guerrilla se instaló en este río cobrando impuestos a los mineros”, dijo un minero de São Paulo que opera una draga de tamaño industrial en el río Puruê, a periodistas de Amazon Underworld. El minero explicó que hizo «contribuciones voluntarias» de 40 gramos de oro a un grupo irregular colombiano. El pequeño pedazo de papel, que tiene una foto del legendario comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), “Mono Jojoy”, señala que el oro fue pagado a una facción de la disidencia de las FARC.

Aunque en 2021 un operativo del Ejército brasileño expulsó a la guerrilla de la zona, los mineros aseguran que la extorsión continúa. Afirman que actualmente pagan dinero por protección a la Policía Militar y a las autoridades locales. Mineros del río Puruê señalaron que, cada mes, entregan 30 gramos de oro por draga a la Policía Militar y hasta 50 gramos al alcalde de Japurá. Un minero dijo que los pagos son parte de un acuerdo en el que pagan un barco y combustible para que la Policía patrulle el río y el área minera. “Ayudo a las fuerzas de seguridad para que también me ayuden a mí”, dijo.

En el lado colombiano de la frontera, el gobierno perdió el control sobre el río Puré después de que disidentes de las FARC ordenaran a los guardaparques abandonar el Parque Nacional Puré en 2020.

La situación no es mejor en Venezuela. La segunda entrega de Amazon Underworld, que será publicada el Domingo 6 de agosto, presenta una radiografía de la compleja situación que viven los indígenas pemones en Ikabarú, donde mineros guyaneses, garimpeiros brasileños y grupos armados estatales y no estatales venezolanos compiten por apoderarse de ese territorio. La zona cuenta con un potencial diamantífero muy significativo, según un estudio publicado en 2021 en una revista del Ministerio de Ciencia y Tecnología de Venezuela.

La investigación incluye una historia sobre las tácticas que utilizan las personas más marginalizadas de la cadena de tráfico de drogas, para evadir a las autoridades en la zona de la triple frontera de Perú, Colombia y Brasil. En otro trabajo se cuentan las experiencias de miembros de una comunidad indígena que buscan protección espiritual de un chamán para atravesar la densa selva entre Colombia y Brasil cargando paquetes de 60 kilos de marihuana, así como un relato sobre el impacto por el aumento de la presencia del Comando Vermelho, la organización criminal brasileña, en Ucayali, en la Amazonía peruana.

La siguiente publicación será una historia de jóvenes reclutados por organizaciones de la guerrilla colombiana que operan en Venezuela, y cómo esto forzó a indígenas Warekena a escapar de sus tierras y esconderse en una isla secreta en uno de los ríos más grandes de la Amazonía y un reportaje sobre el reclutamiento de migrantes y solicitantes de asilo venezolanos por parte de grupos criminales de Brasil, como el Primer Comando do Capital (PCC) en Boa Vista.

Finalmente, un artículo sobre cómo el aumento de la llegada de cocaína a Barcarena, una ciudad portuaria cerca del río Amazonas, amenaza a las comunidades Quilombola y cambia su fábrica social cierra esta investigación.

Leer más: www.runrun.es

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí



Noticia Confirmada

Leer mas aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.