La primavera pasada, ingenieros en Barcelona empaquetaron el robot de inyección de esperma que habían diseñado y lo enviaron por DHL a la ciudad de Nueva York. Lo siguieron hasta una clínica allí, llamada New Hope Fertility Center, donde volvieron a armar el instrumento, ensamblando un microscopio, una aguja mecanizada, una pequeña placa de Petri y una computadora portátil. 

Nacen los primeros bebes concebidos con un robot inyector de ITB BARQUISIMETO 19/07/2024

Luego, uno de los ingenieros, sin experiencia real en medicina de fertilidad, usó un controlador Sony PlayStation 5 para colocar una aguja robótica. Al observar un óvulo humano a través de una cámara, avanzó por sí solo, penetró en el óvulo y dejó caer un solo espermatozoide. En total, el robot se utilizó para fertilizar más de una docena de óvulos.

El resultado de los procedimientos, dicen los investigadores, fueron embriones sanos, y ahora dos niñas, que afirman que son las primeras personas nacidas después de la fertilización por un “robot”.

“Estaba tranquilo. En ese momento exacto, pensé: ‘Es solo un experimento más’”, dice Eduard Alba, el estudiante de ingeniería mecánica que comandó el dispositivo de inyección de esperma.

La empresa emergente que desarrolló el robot, Overture Life, dice que su dispositivo es un paso inicial hacia la automatización de la fertilización in vitro o FIV, y potencialmente hacer que el procedimiento sea menos costoso y mucho más común de lo que es hoy.

En este momento, los laboratorios de FIV son negocios multimillonarios atendidos por embriólogos capacitados que ganan más de $125,000 al año para manipular delicadamente espermatozoides y óvulos utilizando agujas huecas ultrafinas bajo un microscopio.

Pero algunas nuevas empresas dicen que todo el proceso podría llevarse a cabo automáticamente, o casi. Overture, por ejemplo, presentó una solicitud de patente que describe un “biochip” para un laboratorio de FIV en miniatura, completo con depósitos ocultos que contienen fluidos de crecimiento y pequeños canales para que los espermatozoides se muevan.

“Piensa en una caja donde entran espermatozoides y óvulos, y cinco días después sale un embrión”, dice Santiago Munné, el premiado genetista y director de innovación de la empresa española. Él cree que si la FIV pudiera llevarse a cabo dentro de un instrumento de escritorio, es posible que los pacientes nunca necesiten visitar una clínica especializada, donde un solo intento de quedar embarazada puede costar $ 20,000 en los EE. UU. En cambio, dice, los óvulos de una paciente podrían introducirse directamente en un sistema de fertilidad automatizado en el consultorio de un ginecólogo. “Tiene que ser más barato. Y si algún médico pudiera hacerlo, sería”, dice Munné . 

MIT Technology Review identificó media docena de nuevas empresas con objetivos similares, con nombres como AutoIVF, IVF 2.0 , Conceivable Life Sciences y Fertilis. Algunos tienen sus raíces en laboratorios universitarios que se especializan en tecnología miniaturizada de laboratorio en un chip.

Hasta ahora, Overture ha recaudado más: alrededor de $ 37 millones de inversionistas que incluyen a Khosla Ventures y Susan Wojcicki, ex directora ejecutiva de YouTube. 

Más bebés

El objetivo principal de automatizar la FIV, dicen los empresarios, es simple: hacer muchos más bebés. Alrededor de 500 000 niños nacen a través de la FIV en todo el mundo cada año, pero la mayoría de las personas que necesitan ayuda para tener hijos no tienen acceso a medicamentos para la fertilidad o no pueden pagarlos.  

“¿Cómo pasamos de medio millón de bebés al año a 30 millones?”, se pregunta David Sable, un exmédico especialista en fertilidad que ahora dirige un fondo de inversión. “No puedes si diriges cada laboratorio como una cocina artesanal hecha a la medida, y ese es el desafío que enfrenta la FIV. Han sido 40 años de ciencia sobresaliente e ingeniería de sistemas realmente mediocre”. 

Si bien aún no existe una máquina de fertilidad todo en uno, incluso la automatización de partes del proceso, como la inyección de esperma, la congelación de óvulos o la crianza de embriones, podría hacer que la FIV sea menos costosa y eventualmente respaldar innovaciones más radicales, como la edición de genes o incluso úteros artificiales.

Pero no será fácil automatizar por completo la FIV. Imagínese tratando de hacer un robot dentista. La concepción de la probeta involucra una docena de procedimientos, y el robot de Overture hasta ahora realiza solo uno de ellos, y solo parcialmente.

Esta entrada también está disponible en:
el poder de las bacterias en la lucha contra el.svg ITB BARQUISIMETO 19/07/2024English



Noticia Confirmada

Leer más aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.