La jaula imaginaria en la que sigue una osa que estuvo 20 años encerrada

Tan solo piensa en la posibilidad de vivir tantos años en cautiverio, dentro de un espacio diminuto, que una vez liberado, sigas dando vueltas en círculo dentro de una jaula imaginaria. Ese es el caso de Ina, una osa que fue rescatada de un zoológico de Rumanía, en donde vivía encerrada. Quizás debas ver su video antes de volver a visitar uno de estos circos o zoológicos.

La historia de Ina, la osa que sigue caminando en su jaula imaginaria

La jaula imaginaria en la que sigue una osa que estuvo 20 años encerrada

Esta osa estuvo unos 20 años encerrada en una jaula sumamente pequeña en un zoológico de Piatra Neamt, en Rumanía. Este encierro provocó un trauma al animal, lo que le impide disfrutar del espacio y la libertad que le ofrece el amplio recinto donde vive actualmente.

La historia de Ina se hizo viral en 2021, cuando el video se dio a conocer gracias a las redes sociales del Santuario Libearty, un santuario de osos ubicado en la localidad rumana de Zarnesti, donde Ina fue trasladada poco tiempo después de ser rescatada.

Como se observa en las imágenes, Ina pasa todo el día caminando en círculos, como si estuviera encerrada en una jaula imaginaria con las dimensiones que tenía en el zoológico.

“Después de 20 años de cautiverio, la osa sigue atrapada en su jaula imaginaria. Siempre que vaya a visitar un zoológico con jaulas diminutas o un circo donde actúan los osos, recuerde esto”.

Así escribió el Santuario Libearty en una publicación de X, con el objetivo de dar a conocer la historia y concienciar a la población de este tipo de situaciones.

“Siempre que vaya a visitar un zoológico con jaulas diminutas o un circo donde actúan los osos, recuerden esto”.

Posible daño irreparable

La jaula imaginaria en la que sigue una osa que estuvo 20 años encerrada

Según informó un medio de comunicación rumano, durante su largo encierro, Ina compartía la jaula con su hermana Anca y únicamente tenían oportunidad de salir a dar un paseo una vez por semana. El resto del tiempo estaba encerrada.

Después de años denunciando el caso, la Asociación Millones de Amigos, junto a la ayuda de la Guardia Nacional Ambiental, consiguieron trasladar a la osa al santuario.

Los representantes de la asociaicón escribieron que esta era la imagen del trauma, que a veces nunca se cura y nunca se olvida. En su nuevo hogar, Ina tiene una parcela enorme, llena de árboles, con su propia piscina y una guarida para resguardarse, pero ella sigue dando vueltas en su jaula imaginaria.

Los especialistas del santuario explican que necesitará tiempo y mucha ayuda para aprender a vivir fuera de la jaula imaginaria que le atormenta, aunque es posible que nunca logre superar el trauma.

Este es uno de los millones de casos que aún existen en el mundo, donde el encierro provoca daños irreparables en los animales. Traumas que son imposibles de curar.



Noticia Confirmada

Leer más aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.