Las últimas semanas han sido ajetreadas para Alec Baldwin. El actor y director estadounidense lanzó la cuarta temporada de su podcast, Here’s the thing; visitó la playa de Montauk, en la costa atlántica neoyorquina; firmó autógrafos en una convención de cómics en Atlanta y acudió a un concierto de música clásica en Manhattan. El programa de la velada incluía El pájaro de fuego, de Stravinski, además de una serie obras del inglés Edward Elgar conocida como Variaciones enigma. Pero el momento más intenso se produjo el 19 de enero, cuando el intérprete fue acusado de homicidio involuntario por un gran jurado de Santa Fe (Nuevo México) en un caso que se daba por cerrado: la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins por un disparo accidental de Baldwin durante el rodaje del wéstern Rust, en octubre de 2021.

El primer acto de este juicio ha ocurrido este miércoles, cuando el actor se ha declarado no culpable del crimen. De esta forma, Baldwin toma la iniciativa en el caso, que tenía programada su comparecencia ante el tribunal este jueves. Baldwin podría recibir una pena de hasta 18 meses en una prisión estatal si es declarado culpable.

“La pesadilla para Baldwin continúa”, asegura Miguel Custodio, un abogado especializado en muertes accidentales de Los Ángeles. El actor, de 65 años, fue acusado de homicidio involuntario en enero de 2023, pero los cargos fueron retirados en abril del mismo año gracias a la agresiva estrategia de la defensa del artista frente al equipo de fiscales que construyó el caso. “Es una de las cosas desafortunadas del sistema penal de Estados Unidos”, explica Custodio. “Las fiscalías pueden seguir acusando a la persona casi hasta que esta muera. Después de cierto tiempo, el sospechoso debería poder vivir su vida en paz”.

Eso es precisamente lo que Baldwin había pretendido tras más de dos años transcurridos desde la tragedia. El intérprete de la serie cómica 30 Rock y la película Infiltrados renunció al bajo perfil tras el accidente en el que murió Hutchins, en el que también resultó herido de bala el director del rodaje, Joel Souza. Baldwin acudió entonces a los medios para asegurar que no había apretado el gatillo del revólver Colt que empuñaba durante el ensayo de una escena, sino que solo había amartillado el arma. En octubre de 2022 firmó un acuerdo judicial con Matthew Hutchins, el viudo de Halyna, para indemnizarle a él y al hijo de la pareja, de 10 años, con parte de los ingresos de la cinta, que se terminó de rodar en mayo en Montana y que aún no tiene fecha de estreno.

Alec Baldwin, durante el rodaje de 'Rust'.
Alec Baldwin, durante el rodaje de ‘Rust’.– (AFP)

Baldwin y sus abogados pensaban que habían dejado atrás lo peor. Sin embargo, la historia cambió con un nuevo análisis de la pistola hecho por forenses de Arizona y que llegó a los fiscales especiales de Santa Fe, Kari Morrissey y Jason Lewis. La conclusión confirmaba la opinión de los peritos del FBI: un modelo de revólver como el utilizado no puede dispararse sin apretar o presionar el gatillo lo suficiente como para liberar el martillo por completo. Por lo tanto, tuvo que haberse accionado el disparador. “Será muy difícil convencer al jurado de que el gatillo se disparó por su cuenta”, considera Custodio, quien, sin embargo, apunta que las celebridades suelen causar una impresión favorable en los miembros del jurado. “Es suficientemente famoso para que sea declarado inocente”.

Con el informe de balística y el testimonio de algunos testigos, los fiscales lograron la acusación de un gran jurado en una sesión a puerta cerrada. Al procedimiento acudieron a testificar un integrante de la producción que presenció el disparo y otro que abandonó el rodaje un día antes por fallas en los protocolos de seguridad. La acusación considera que Baldwin pudo haber causado la muerte de Hutchins por dos motivos: por un uso negligente de un arma de fuego con una total falta de precaución “o por indiferencia ante la seguridad de los demás”.

“Esperamos verlos en los tribunales”, fue la respuesta de la defensa de Baldwin. El desafiante mensaje hace pensar que el actor optará por defenderse en la corte y evitará un acuerdo extrajudicial en el caso presidido por el juez Glenn Ellington, especializado en casos criminales.

El técnico Serge Svetnoy se toma un selfi junto a Halyna Hutchins durante el rodaje de Rust.
El técnico Serge Svetnoy se toma un selfi junto a Halyna Hutchins durante el rodaje de Rust.HANDOUT (AFP)

“El señor Baldwin tiene derecho a un proceso rápido para minimizar el envilecimiento público y la sospecha y para evitar el riesgo de no poder mantener la defensa de su inocencia ante los retrasos de la acusación”, han advertido Luke Nikas y Alex Spiro, abogados del artista, en un escrito dirigido al tribunal. En el documento, los letrados se reservan el derecho de interrogar a los testigos de la fiscalía durante cualquier parte del proceso.

En el drama que marca su vida, Baldwin tiene también como antagonista a Gloria Allred. La célebre abogada de Los Ángeles representa a los padres de la ucrania Halyna Hutchins, Olga Solovey y Anatoli Androsovych. “En el tribunal de la opinión pública no existe la prescripción”, señala una de las frases famosas de la muy mediática letrada, pieza central en la caída de hombres poderosos de Holllywood como Bill Cosby y Harvey Weinstein. Allred asegura que con este caso sus clientes buscan llegar “a lo que verdaderamente ocurrió el 21 de octubre de 2021, cuando Halyna Hutchins murió”.

Esa búsqueda de la verdad tendrá que desviarse a otra sala de justicia. El 21 de febrero comienza el juicio contra Hannah Gutierrez-Reed, la encargada de la armería para la producción. Era la primera vez que Gutierrez-Reed se encargaba de esta responsabilidad en un rodaje. Se ha declarado no culpable de la acusación de homicidio involuntario. La mujer, de 25 años, cargó el arma que el protagonista de Rust utilizó cuando ocurrió el incidente.

El proceso contra Gutierrez-Reed es importante porque de él puede desprenderse información útil para los fiscales especiales del caso Baldwin. Sobre todo en la que es la gran duda tras más de dos años: ¿cómo llegó una bala real a la locación del rancho Bonanza Creek? El Gobierno de Nuevo México multó a la producción con 100.000 dólares tras una investigación que reveló varios fallos en los protocolos de seguridad.

Jason Bowles, el abogado de la armera, ha intentado hacer descarrilar el proceso. Alega que un error de la fiscalía puso en manos de un testigo vital las comunicaciones entre él y su clienta. “Es una flagrante violación del privilegio de comunicación entre una acusada y su defensa”, aseguró Bowles en una vista reciente. Según él, Seth Kenney, el proveedor de las municiones usadas por la producción, obtuvo una copia de los mensajes intercambiados entre el letrado y Gutierrez-Reed. “Durante el proceso argumentaremos cómo llegaron esas balas al set, y ahora Kenney tiene toda nuestra estrategia”, argumentó Bowles. Kenney siempre ha responsabilizado a Gutierrez-Reed de la llegada de balas reales al plató. Pero el revólver estaba en manos de Alec Baldwin.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_



Noticia Confirmada

Leer mas aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.