El metano congelado en las profundidades se está derritiendo mientras el planeta se calienta… y es peor de lo que se creía

Bajo los océanos que rodean los continentes, existe una forma congelada de metano y agua que se genera naturalmente. Se le conoce como “hielo de fuego”, ya que literalmente se puede encender fuego con él. Sin embargo, está comenzando a derretirse por el calentamiento global, liberándolo de forma descontrolada al océano y, posiblemente, a la atmósfera.

El metano marino se derrite

Una investigación publicada por Richard Davis, vicerrector adjunto de la Universidad de Newcastle, demostró que este hidrato de metano es más vulnerable al calentamiento de lo que se creía. Esto preocupa ya que tiene tanto carbono como todo el petróleo y gas que hay en la Tierra.

Si se libera del fondo marino, podría provocar que los océanos se vuelvan más ácidos y que el clima se caliente mucho más. Algo que podría ser muy peligroso.

La liberación masiva de metano similar de hidratos se ha relacionado con algunos de los cambios climáticos más severos y rápidos en la historia de la Tierra.

La liberación masiva de metano de antiguos depósitos marinos parecidos de hidratos se ha relacionado con algunos de los cambios climáticos más severos y rápidos en la historia de la Tierra. Incluso hay pruebas de que el proceso comenzó de nuevo cerca de la costa este de Estados Unidos.

Buscando metano mediante imágenes sísmicas 3D

El metano congelado en las profundidades se está derritiendo mientras el planeta se calienta… y es peor de lo que se creía
Dónde se pueden encontrar hidratos de metano conocidos. Crédito: World Ocean Review

Recientemente se han tomado datos sísmicos 3D, destinados a revelar petróleo y gas, para mapear los hidratos bajo el fondo del océano. Esto se usó para averiguar si el cambio climático está provocando que el metano burbujee hacia la superficie.

La sísmica 3D es el equivalente para los geólogos de la tomografía computarizada para los médicos. Se sabe que muchos hidratos que se habían descongelado como resultado del calentamiento desde que el último período glacial alcanzó su punto máximo hace 20.000 años. Pero, ¿a dónde va todo el metano?

Lo bueno es que solo el 3,5 % de los hidratos del mundo están en zonas vulnerables. En cambio, la mayor parte de los que se consideran “seguros”, están enterrados a cientos de metros bajo el lecho marino, en aguas más profundas y heladas.

Sin embargo, estos hidratos también pueden ser vulnerables, ya que los océanos y mares donde el agua tiene una profundidad de entre 450 y 700 metros, hay capas de sedimentos que contienen hidratos. Y una parte está profundamente enterrada y calentada geotérmicamente por la Tierra, así que sin importar que esté a cientos de metros bajo el lecho marino, también está en el punto de inestabilidad.

Algunas capas de sedimentos son permeables y crean una compleja red subterránea por la que pasa el gas si se libera durante el calentamiento climático. Al igual que sostener una pelota de fútbol bajo el agua, el gas metano es empujado hacia arriba por su flotabilidad y puede atravesar cientos de metros de capas de sedimentos.

El metano está migrando

El metano congelado en las profundidades se está derritiendo mientras el planeta se calienta… y es peor de lo que se creía
Ejemplo del tipo de imágenes sísmicas que utilizó el autor. Izquierda: reflejos que representan estratos sedimentarios y un tubo vertical donde el metano ha empujado hacia arriba y un cráter enterrado que se formó cuando el metano se ventiló en el antiguo océano. Derecha: un mapa que muestra otros ejemplos de estos cráteres. Crédito: Richard Davies.

Si eso no fuese lo suficientemente preocupante, hay evidencia de que, durante los períodos cálidos del último millón de años, el metano migró lateralmente hacia arriba y hacia la tierra. En África, se filtró en aguas mucho menos profundas, bajo una capa de hasta 80 metros de sedimentos y hay 23 cráteres gigantes en el antiguo lecho marino, cada uno de un kilómetro de ancho y hasta 50 metros de profundidad.

Las imágenes sísmicas muestran que el metano está bajo los cráteres y que se están formando otros similares, gracias a la liberación prolongada o explosiva del gas en el fondo marino.

Estos cráteres no se ubican en la zona vulnerable donde se prestó atención, sino que se encuentran a unos 330 metros de profundidad del agua. Así, fue que Davis reunió un equipo de expertos para descubrir que provocó su formación y cuándo lo hicieron.

Los expertos creen que se formaron como resultado de repetidos períodos de calentamiento, períodos que impactaron los hidratos en las profundidades del océano y el metano liberado migró hasta 40 km hacia el continente, siendo ventilado más allá de los depósitos de hidratos más superficiales. Esto quiere decir que mientras el mundo se calienta, el volumen de hidratos que se hacen más vulnerables a las fugas de metano es más importante de lo que se creía.

Lo positivo es que existen muchas barreras naturales para que el metano se libere de golpe, pero hay que tener cuidado. Solo podemos esperar que en algunas zonas de la Tierra, a medida que el mundo se calienta, el metano no escape a los océanos.

Los resultados de la investigación se publicaron en Nature Geoscience.



Noticia Confirmada

Leer más aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.