OPINION Buena Nueva ¿Rebeldes como Coromoto 11Sep ITB BARQUISIMETO 04/10/2023

Por los tiempos de la colonización, la Santísima Virgen María buscó a un Cacique indio, llamado Coromoto, para auxiliar a la Primera Evangelización en Venezuela. En México se buscó a Juan Diego. Y en este Tercer Milenio, la Virgen sigue buscando a los «Coromotos».

Esos somos aquéllos que, como el indio Coromoto, podemos ser rebeldes a los llamados de Dios Nuestro Señor, de la Santísima Virgen María y de la Iglesia. Y es así… La historia de rebeldía del indio Coromoto puede que se asemeje bastante a nuestra historia personal.

– Publicidad –

Al principio Coromoto aceptó lo que le pedía la Virgen, pero después de un tiempo no le gustó el estar sometido a una autoridad y el estar asistiendo a clases intensivas de catecismo. Y en una segunda aparición, trató de “matar” a la bella Señora.

Ante las exigencias de Dios para nuestra vida ¿no es frecuente que rechacemos el Plan de Dios y que prefiramos nuestro propio plan, para poder ser “libres”? Y así terminamos desviándonos del camino que lleva a Dios.

Los creyentes sabemos que estamos en esta vida de paso para llegar a otra Vida donde está nuestro verdadero hogar. Pero ¡con qué frecuencia olvidamos esto! ¡Con qué frecuencia actuamos como el Cacique Coromoto y nos vamos por otros caminos, porque no queremos hacer lo que Dios nos pide!

– Publicidad –

Así, tratamos de «matar» a Dios en nuestra vida, como trató de matar Coromoto a la Virgen que volvía aparecerse.

Puede que lleguemos incluso a negar la existencia de Dios… porque no nos conviene que exista. Luchamos contra Él, como luchó Coromoto contra la linda Señora, para que no nos moleste, para que no interfiera en los planes que nos hemos hecho nosotros mismos. Y terminamos por olvidarnos de Él para poder llevar nuestra «propia» vida, según nuestro “propio” criterio, es decir, una vida que no toma en cuenta la Voluntad de Dios.

Coromoto persistió en su rebeldía hasta el momento mismo de su muerte, cuando huyendo de lo que Dios le pedía a través de la Virgen, sufrió la picada mortal de una serpiente a orilla de un río. Sólo así solicitó el Bautismo -por cierto, a gritos. Y tuvo la gran gracia de que en ese momento pasara por allí un laico que sabía cómo bautizar a un moribundo… ¡Así se salvó! Y nosotros… ¿vamos a esperar el momento de la muerte para reaccionar, para responder al llamado de nuestro Señor?

Dios quiere estar presente en nuestras vidas. Nos ha enviado y nos envía a la Santísima Virgen María, Su Madre -y Madre nuestra también- para que nos lleve a Él. Ella, afanosa, busca a todos los «Coromotos» para llevarnos a su Hijo, para guiarnos por el Camino que lleva al Cielo. ¿Vamos a seguir siendo rebeldes?

Isabel Vidal de Tenreiro

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí



Noticia Confirmada

Leer mas aquí

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: ITB BARQUISIMETO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento: No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.